Tu lugar en la creatividad

¿Así que quieres vivir como creativo?

Llevo algunos años con una pregunta en la mente. ¿Cuál es el mejor lugar para cada persona en la creación de cosas?

Sean juegos de mesa, videojuegos, literatura, comics, productos digitales. Lo que sea. Toda esa actividad creativa que rompe con lo tradicional de trabajar en una oficina de gobierno, en una fábrica. Ese trabajo aburrido que lo hacemos por necesidad, por expectativa social.

Los preguntas, ¿qué quiero hacer?, ¿qué me hace sentir bien?, ¿por qué quiero ser creativo?, ¿para qué hago las cosas? a veces son muy claras para nosotros, de pronto se autodestruyen y con el paso de los años dejan de tener sentido. Luego vuelven a encontrarse respuestas poco a poco. ¿Te ha pasado?

Cada persona está en un momento diferente, por lo que es muy difícil generalizar en preguntas tan personales. Es díficil ver videos de 1 minuto y ya tener claro el pasado, presente y futuro de cada persona.

Es socialmente mal visto dudar, no verse firme en lo que uno quiere. Por lo que por miedo escondemos nuestros qués, cómos, por qués y para qués. Ponemos una máscara sobre nuestro lugar en el mundo, cuando por dentro no tenemos idea qué queremos hacer.

10 años de camino

Te contaré un poco de mis úlimos 10 años encontrando EL lugar como profesional y entusiasta de la creación de entretenimiento, juegos digitales y físicos. Posiblemente ya tienes 20 años en esto, o estás a punto de empezar. Más que presumirte cualquier cosa, es un proceso interno que te puede servir para el tuyo.

Ya he platicado decenas de veces (revisa los videos en canal Detestable Games) sobre la diferencia entre hobbista y profesional, entre indie e industrial. Intentaré aquí abarcar la creatividad en general, en sus múltiples formas.

En 2011 salí de mi ciudad, de la cercanía de mi familia, y empecé una libertad e independencia mental. Ya había terminado mi etapa universitaria, 18 a 23 años. Reconozco todas las características, privilegios y oportunidades que me tocaron: Estudiar, una familia integrada, no pasar hambre. Recordemos que es mi caso solamente, y estamos abstrayendo 18 años de vida en unas líneas.

2011 implicó romper creencias y pensamientos sobre quien era, y que pensaba hacer. No te miento, hace 10 años tenía muchas inseguridades y cometí bastantes errores. Hoy sigo con un montón de cosas por mejorar, aunque me doy cuenta que esa persona de 24 años hizo cosas con buena intención pero muy poca experiencia. Definitivamente debía quebrarme para permitir los cambios que siguieron. Tuve que aceptar que no me gustaba esa persona que era en ese momento.

Si estás en esa edad, 18 a 24 años, comparto contigo que fue una época muy dura, de demostrarte a ti mismo, y posiblemente a tu familia de que puedes abrirte a explorar el mundo. Entre jugar a ser adulto, y empezar otras responsabilidades. Algunos amigos fueron padres, algunos no tenían el apoyo de su familia, otros dejaron su educación y trabajaron desde adolescentes. Cada uno es diferente, por lo que compararte con los demás no es buena idea. A mi me funcionó compararme cada año con mi yo anterior.

En mi vida hubo una chispa creativa desde niño, esa que empezó en 1995 viendo a Miyamoto y a Michael Dell en una revista. Ser empresario jóven y diseñador de videojuegos reconocido en el mundo.

¿Que te imaginas que ocurrió durante estos últimos 10 años?

En el 2015, con 28 años de edad, ya estaba un poco más preparado para lo que seguía. Dejé mi empleo, nos casamos, y continúe una visión o promesa que había hecho hace tiempo. Que a partir de los 30 años mi ingreso principal llegara de una organización que yo creara. Ese ego y autorealización dependería de eso. De mi trabajo, de mi poder para crear organizaciones.

Para terminar, en lugar de cualquier industria o servicio tradicional, sería sobre crear videojuegos de forma independiente. Así comenzamos un estudio en nuestra pequeña ciudad, pausamos el estudio en 2017, apoyé a un estudio con muchos años, nos fuimos a una ciudad grande, cerramos ciclos en el 2019, abrimos un nuevo estudio en el 2020, incursionamos a los juegos de mesa digitales, llegó pandemia ese año, sobrevivimos; Seguimos cambiando el destino y el camino todo el tiempo.

Es difícil resumir 6 o 10 años de experiencias en unas líneas. Lo dejaré en que crecí mucho, tuve momentos bastante duros, desde fallecimiento de familiares, enfermedades, peleas, estancarnos económicamente. No te haré demasiado drama, disfruté y sufrí el camino.

Lo que me di cuenta es que esta historia es solo mía. Comparto con muy pocas personas esta forma de vivir. Incluso con colegas de mi edad, que tambien crearon estudios de videojuegos, de mi misma ciudad, casados, etc. etc. Han recorrido años diferentes, están rodeados de personas distintas, tienen diferentes recursos, diferentes objetivos, disfrutan emociones distintas.

Me da gusto platicar con amigos tan distintos, y entender como cada uno puede disfutar y sufrir su propia realidad.

Un poco de negatividad

La sociedad actual intenta estandarizarnos. Por tener este trabajo, debes vivir así, comportarte asá. Si perteneces a este grupo, debes hacer esto y aquello.

El darse cuenta que el lugar de cada persona es único, genera mucho miedo. ¿Debo estar en estos ideales sólo o sóla?, ¿Yo que no tuve estas oportunidades debo sentirme mal?, ¿Por qué siento esta envidia por esta persona que a mi edad ya logró más que yo?

La realidad es que a nadie más que a mi le interesa esta vida como creativo, nuestra familia nos apoya aunque no están en nuestra cabeza ni mueven las manos por nosotros. Los fans son superficiales, no les interesa mi humanidad, les interesan mis obras. En el momento en que llega algo más brillante, se van con otro autor. ¿Alguien ofrece algo más económico? Me voy a revisar el otro producto. En mi empleo soy remplazable por otra persona que cobra menos.

Es pesado ¿verdad? Ser creativo es duro, muchos sacrificios, mucha incertidumbre. Tenemos siempre la posibilidad de ir a donde el pasto es mas verde. Volver a nuestro empleo tradicional mejor pagado, estudiar una carrera con más posibilidad de empleo, cerrar este estudio que solo nos genera deudas y contratos con clientes complicados. Dejar este proyecto para el año siguiente.

¿Un poco de optimismo?

Tengo la creencia de que los creativos independientes, los líderes de estudios, los autores; es difícil generalizar, pero yo diría que cualquier creativo, deberíamos ser fuertemente optimistas. Hay muchas formas de definir esto, yo lo resumiría en que entiendemos lo difícil del camino y vemos una oportunidad de romper los obstáculos.

No me refiero a dinero aquí, que siempre es necesario para vivir, sino al tiempo. Dedicar tiempo a lo que nos gusta hacer. Sentir que usamos el tiempo de la forma correcta, que no lo estamos desperdiciando. Que el costo de oportunidad de intentar esto, vale la pena.

Descubrí que a mi me gustan los problemas bastante díficiles. Trabajé algunos años en eso, ayudé a empresas a salir de deudas y problemas relativamente fuertes. Hoy estoy metido en una organización que creé donde mi rol es resolver problemas todos los días.

Ese soy yo solamente, no te compares conmigo. Incluso soy diferente al de hace 5 años que estaba tan loco que se enfermó de estrés, hoy disfruto resolver problemas un poco menos difíciles.

Lo que si puedo decir para todos es que la libertad creativa conlleva mucho optimismo. Sentir que vale la pena dedicar años a un solo producto, décadas a practicar y mejorar, tolerar los momentos frustantes por la pequeña posibilidad de mucha satisfacción. Soportar críticas, fracasos, indecisión. Me encantaría decirte que el camino estará lleno de momentos buenos, felicidad y alegría. Siento que la creatividad hace sentido por lo difícil que es. Quizás los demás no aprecien lo difícil que es lograr algo, pregúntamelo que recibo las quejas de fans pues su juego de 1 dólar no cumple sus expecativas y lo resumen a 1 estrella en la tienda, cuando viste el sudor del equipo durante 6 meses.

He visto que la creatividad es una combinación de buenas y malas, paciencia y constancia, saltos de fe y momentos racionales. Al menos para mi ha sido una exploración a un estilo de vida que no me imaginaba como sería, solo que quería entender más, y que como muchas cosas, la teoría y la práctica son bastante diferentes. Que el conocimiento no es sólo saber, tambien experimentar.

A veces implicará estar entre esa línea delgada entre optimismo tóxico, y el sostenido por hechos, racional. La creatividad implica romper límites, sin romperte a ti mismo.

Conclusiones

No importa si es un hobbie de unas horas a la semana, medio tiempo en las tardes, o más de 8 horas diarias. No importa donde estés, cual sea tu origen, con quienes te reunas.

Para cada persona será muuuuy diferente este estilo de vida, y lo más curioso es que cada año cambiará tu apreciación sobre la vida. Así como la creatividad misma, las personas creativas cambian todo el tiempo. Parte de esta vida es redefinir el destino y el camino a recorrer.

Si no has empezado, te llama la atención de alguna manera, estás a punto de comenzar a estudiar, piensas dejar tu empleo 'aburrido', te rendiste hace algunos años y piensas volver, te invito a que te metas a la alberca creativa a la altura que mejor te funcione en este momento. No estás tan sólo o sóla, hay otros locos parecidos a ti, cada uno en su propio camino, cada uno con sus condiciones diferentes. Disfrutando y sufriendo a su manera.

Para ser creativo, empieza a crear. Para ser creativo exitoso, define qué es el éxito. Para ser creativo feliz define que es la felicidad. Esto no te garantiza nada, saber qué son las cosas no las hace tangibles. Saber la meta permite saber qué tan lejos estás de ella. Pero sobre todo, la creatividad se alimenta de sueños. Sigue soñando, sigue recorriendo el camino.